Tecnología: Aliada para proteger el Medio Ambiente

“La ciencia no es perfecta, con frecuencia se utiliza mal, no es más que una herramienta, pero es la mejor herramienta que tenemos, se corrige a sí misma, está siempre evolucionando y se puede aplicar a todo. Con esta herramienta conquistamos lo imposible” 

Carl Sagan

Así como nuestras acciones han causado grandes afectaciones al medio ambiente, de la misma manera somos los únicos capaces de corregir el desastre. Nuestra capacidad de conocer las leyes de la naturaleza, que nos ha permitido un alto nivel de desarrollo científico tecnológico, nos da las herramientas para enfrentar el problema.

Cuestiones como el calentamiento global son un problema real que debemos afrontar en forma responsable para garantizar nuestra propia supervivencia. Para esto es necesario revisar la forma como nos relacionamos con la naturaleza, dejando de ver sus recursos como una fuente ilimitada de enriquecimiento y pensando en el mundo que heredaran las próximas generaciones.

La gravedad del deterioro ambiental requiere de un debate franco y directo para hallar el camino a seguir para corregir esta catástrofe.  Debate que nos permita lograr los acuerdos necesarios para desarrollar un tipo de estructura económica y social capaz de abordar estos problemas en beneficio de la Humanidad y no solo para favorecer a unas cuantas personas o sociedades o grupos.

Pruebas hay de que cuando queremos podemos

Una es la recuperación de la capa de ozono, que su función principal es la de absorber casi toda la radiación ultravioleta de alta frecuencia que nos envía el sol y que puede ser muy dañina para todo tipo de formas de vida en nuestro planeta. Otra, la conversión de desiertos en tierras fértiles y el aumento de los pulmones forestales.

En 1987 se firma el protocolo de Montreal, con el cual se acuerda prohibir el uso de aquellas sustancias nocivas para la capa de ozono, ante la evidencia de como su nivel había descendido dramáticamente en los polos. Un informe respaldado por la ONU indica que se está recuperando, demostrando como, cuando se tiene voluntad política, estos acuerdos globales logran resultados.

Hace aproximadamente 30 años, los chinos inician un proyecto de forestación del desierto de Kubuqi, los resultados han sido impresionantes. Las lluvias han aumentado de precipitaciones menores a 100 mm. al año en 1988 a 456 ms. en 2016. Además, la prensa nos trae el caso de Costa Rica donde se ha logrado aumentar de 21% en 1987 a 52.3% en 2013 su cubierta forestal.

Aunque son casos aislados, constituyen un rayo de esperanza de lo que se puede lograr cuando se decide tomar medidas. Temas como el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales deben constituir parte de nuestra conciencia social.

Podemos contribuir

La tecnología nos permite contribuir desde nuestras viviendas mediante la utilización más eficiente de los recursos energéticos.

Aproximadamente el 40 por ciento del consumo energético se produce en los edificios y mediante un control inteligente de los mismos podemos reducirlo en gran medida. Los ahorros se pueden dar tanto durante su construcción como ya esté en funcionamiento si se logra la interconexión y control de todos los sistemas mediante una cuidadosa planificación.

Los desarrollos tecnológicos permiten una cada vez mayor utilización de energía renovables, cuyos costos son cada vez más bajos, contribuyendo así a disminuir el consumo de energías de origen fósil. La que más campo ha ganado en nuestras viviendas es la generación fotovoltaica, la cual mediante paneles transformamos la luz del sol en energía eléctrica.